The fly (1986) David Cronenberg

Dirección: David Cronenberg

Guión: Charles Edward Pogue, David Cronenberg

Fotografía: Mark Irwin

Música: Howard Shore

Montaje: Ronald Sanders

Diseño de vestuario: Denise Cronenberg

Diseño de producción: Carol Spier

Maquillaje de la criatura: Chris Walas

Intérpretes: Jeff Goldblum (Seth Brundle), Geena Davis (Veronica Quaife), John Getz (Stathis Borans), Joy Boushel (Tawny), George Chuvalo (Marky), Michael Coperman (hombre del bar), David Cronenberg (ginecólogo), Carol Lazare (enfermera)

En este film David Cronenberg adapta el relato “The Fly” de George Langelaan y configura una obra de ciencia ficción innovadora. Desde la manera que está escrito el guión hasta la resolución de los efectos especiales, nos encontramos a lo largo de toda la película con situaciones emocionantes que nos incitan a seguir mirando.

Cuando Veronica Quaife (Geena Davis) es enviada a una convención de científicos para conseguir una historia conoce al joven científico Seth Brundle (Jeff Goldblum). Él, un poco inocente, la invita a su casa para que conozca un invento revolucionario. Al llegar le presenta a la muchacha un teletransportador, dispositivo sobre el cual había estado trabajando desde hace muchos años. Sin perder el tiempo, y con una actitud avasalladora, Veronica graba la conversación que ambos tenían para dar a conocer la noticia al mundo entero. Cuando Seth se entera ella escapa.

Nuestra cazanovedades va directo a su editor, John Getz (Stathis Borans), para contarle lo que había encontrado; sin embrago éste no le cree nada. Allí es cuando Seth vuelve a buscar a Veronica para convertirla en su aliada y así ultimar los detalles del invento. Es imprescindible mencionar que todas las decisiones del editor van a tener consecuencias que permiten que la historia avance a lo largo de todo el film.

El pacto entre el científico y la periodista es que ella iba a grabar todos los avances para luego tener la exclusividad de la nota. Mientras tanto, él iba a tratar por todos los medios hacer que su artefacto pueda teletransportar carne (flesh), es decir, objetos con vida. Tras varios intentos fallidos (vemos morir a un mono), Seth logra que este funcione, todo gracias a una idea de Veronica. Luego, nace el amor y ellos comienzan una relación.

Cuando descubrimos que el editor es el exnovio de la joven, éste comienza a molestarla y amenazarla para robarle la historia (segunda acción detonante de este personaje). Sin miedo, Veronica va en su busca para enfrentarlo, dejando a Seth en el medio de la noche solo. Él se emborracha y empieza a dudar acerca de la fidelidad de su amada, lo que lo lleva a probar el experimento consigo mismo. Por cuestiones del destino, una mosca que andaba revoloteando a su lado entra en la cabina junto a Seth.

De aquí en adelante comenzamos a ver la mutación del cuerpo de nuestro protagonista: primero le salen pelos en la espalda, luego come mucha azúcar, empieza a tener una fuerza extraordinaria y se comienza a poner violento. De repente, toda la dulzura e inocencia que lo caracterizaba desaparece, lo que provoca el alejamiento de Veronica.

Ya distanciados, él vive la deformación de su cuerpo con síntomas psicóticos. Descubre que lo que ocurrió fue que la máquina, al teletransportarlos, fusionó los genes de la mosca y los de él, creando una misma especie. Aquí es cuando, a mi parecer, el director comete un error: primero muestra con imágenes la causa de lo ocurrido, pero luego lo refuerza con un diálogo entre Veronica y Seth que resulta aburrido y redundante.

Con mucha angustia por lo que le sucede al hombre que ama, Veronica intenta acercarse, pero éste le aclara que no puede controlar su instinto animal y que puede lastimarla. Luego, ella se entera que esté embarazada de él, de un mutante; miedos y pesadillas la invaden: lo que gesta dentro suyo puede ser cualquier cosa.

Con dolor, Veronica decide abortar y le pide ayuda a su exnovio (de nuevo lo vemos con un rol fundamental en el film). Mientras espera para que se realiza la operación, Seth La Mosca entra por la ventana para raptarla, ya que piensa que si se teletransportan juntos, serían los tres una misma persona.

Finalmente, John Getz irrumpe en el departamento con la decisión de matar al mutante y salvar a la dama. Entre peleas, La Mosca le tira un ácido asqueroso y le quema una mano y un pie; luego, intenta meter a Veronica dentro del aparato, pero nuestro nuevo héroe el editor la salva. Con un final dramático, la joven dispara a la cabeza de La Mosca, que ya había casi completado su transformación para dejar sólo vestigios de Seth.

A mí parecer, tanto el relato como los efectos especiales son imperdibles. Es importante destacar la realización de un film de estas magnitudes a finales de los 80, cuando los avances y conocimientos nos son los mismos que ahora. Un desafío que fue llevado a cabo exitosamente por Cronenberg.

Marianela Mennelli

Anuncios

~ por kaymm en 9 octubre 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: